Madre e hijo: dos personajes del deporte y la recreación en Itagüí.

Alejandro Montoya en Tiro con Arco y su mamá María Aleyda Gaviria una unión familiar que se extiende al deporte.

Dentro de todo el personal de deportistas y re-creacionistas adscritos a la Secretaría para el Deporte y la Recreación de Itagüí, hay dos que sobresalen por su dedicación, disciplina y resultados importantes en ésta cartera de la alcaldía municipal.

Hablamos en esta ocasión de Alejandro Montoya Gaviria, deportista de Tiro con Arco, varias veces campeón departamental nacional y su señora madre María Aleyda Gaviria Montoya, una gran recreacionista reconocida por su gran trabajo en varios barrios del municipio.

Alejandro Montoya Gaviria.

Con solo 21 años de edad ha recorrido todo un proceso en el Tiro con Arco que empezó desde que tenía 17 años. Un día vio en televisión un accidente que pasó en La Liga Antioqueña de Tiro, esa vez vio que una flecha había causado este accidente.

María Aleyda, su mamá,  le dijo que en la secretaría había esta disciplina, era el año 2009 y Alejo se acerca al polideportivo cuando se operaba desde allí los deportes en el municipio, como recién empezaba esta disciplina, fue uno de los primeros, podríamos decir que fue cofundador.

Normalmente los entrenamientos eran en el “poli”. Un día alguien que entrenaba en la liga (con alguna frecuencia algunos deportistas de La Liga Antioqueña iban a entrenar allí), le dijo que entrenara con ellos, se fue familiarizando y entrenó durante 6 meses pues preparaban el equipo de juveniles de Antioquia para juegos nacionales.

Tiempo después no hubo un entendimiento administrativo entre la liga y el club de Itagüí. Debido a esto dejaron de entrenar en la liga ya que no los volvieron a llamar para los chequeos y se vino nuevamente para el municipio Itaguiseño a continuar su entrenamiento.

En el año 2010, participa en sus primeros Juegos Departamentales en Apartadó, allí ganó 1 plata y dos bronces, luego  se dedica a entrenar y a estudiar hasta el 2012,  en este  año fue a la Argentina, concretamente a Mar del Plata a un suramericano, en este torneo quedó de sexto en la general y cogió medalla de bronce por equipos, era la nómina que entrenaba Alejandro Arango y Alirio Durán.

Luego de este evento en el sur del continente, se le hizo un reconocimiento en el Concejo Municipal de Itagüí, allí se le ofreció trabajar como asistente auxiliar de tiro con arco, fue el año donde empezó a estudiar entrenamiento deportivo en el SENA, ese mismo año le delegaron la corrección técnica de los arqueros de arco compuesto para los juegos departamentales de Yarumal 2012.

En esos juegos de 2102, fue dónde Itagüí por primera vez barrió con las medallas, siendo campeones con Arco Compuesto y en Arco Recurvo.

Para el año 2013, después de  varios años la liga los volvió a llamar para un ranking departamental. Allí de 4 deportistas de Itagüí, 2 quedaron en los primeros lugares, después de este evento no los volvieron a convocar a la liga.

Cierto día, el entrenador en propiedad Alejandro Arango, recibió una llamada del departamento de Boyacá, era la presidenta de la liga boyacense de Tiro con Arco Miriam Bayona, donde lo invitaban a formar parte de esta liga, Arango inmediatamente le habló de esa propuesta y Montoya la acepto.

Ese mismo año en el mes de junio, fue a su primer nacional representando a Boyacá quedando de 8°, sus estudio y el trabajo no le permitieron preparase bien. Luego de este evento, continuo entrenando y estudiando, preparaba a los deportistas de Itagüí para los departamentales de Marinilla.

Entre el 4 y 9 de diciembre de 2013, fue a su segundo campeonato nacional representando al departamento boyacense, en este evento quedó 4° en equipos. Luego viaja a los departamentales en el oriente antioqueño quedando campeón con el equipo que entrenaba como auxiliar en Compuesto Femenino en equipos, Masculino Compuesto y Mixto Compuesto.

Luego de los departamentales del mes de diciembre, siguió entrenando para el torneo nacional representando nuevamente a Boyacá, esta vez en Medellín y allí cogió Plata.En la actualidad se prepara para representar al mismo departamento en el campeonato nacional en Cali entre el 20 y 24 de marzo próximo.

Con la Federación Colombiana de Arqueros, tiene dos cursos como entrenador nacional: uno como juez, y otro como entrenador de FEEK(Tiro de Campo), apoyado por Josep Armentano de la Federación Española de Tiro con Arco.

Alejandro en pocas palabras:

DIOS: Apoyo.

ALEJANDRO ARANGO: Maestro.

SECRETARÍA: Oportunidad.

FAMILIA: Amor.

AMIGOS: Sebastián Velásquez y Paula Román.

SU MEJOR MOMENTO: Medalla en el Suramericano de Argentina.

SU PEOR MOMENTO: No ir a los Departamentales del 2009.

SU HERMANA, NATALIA ANDREA: Su segunda mamá.

Anécdota:

Un día me encontraba entrenando, disparaba flechas a 50 metros de distancia, hubo un momento donde una flecha pasó rozando el cuello de un vigilante que desprevenidamente y sin avisar no se fijó que estaba disparando, se metió al campo, hubo alteración por parte del guarda de seguridad, 20 días después a éste señor de la seguridad, lamentablemente le dio un infarto cuando se encontraba jugando fútbol sala a escasos metros del incidente de la flecha, fue como una premonición”.

La Mamá..

María Aleyda Gaviria Montoya.

Por medio de su hermana Jeanneth, ingresó a un grupo de aeróbicos particular, donde cobraban $ 500 por cada clase en la escuela del barrio San Francisco. Al casarse su hermana, le dejó el puesto de instructora, por falta de práctica se pone a estudiar, lo hace con Eduardo Prieto uno de los hombres más capacitados de la época en Medellín.

Posteriormente el grupo que trabajaba fue creciendo, La Liga de Natación daba cursos para instructor de aeróbicos y mantenimiento físico y se metió a hacerlos también. Un día Fernando Escobar del programa EFE de la secretaría la invitó a que entrara a la cartera deportiva de Itagüí, propuesta que rechaza argumentando que deseaba terminar el estudio en la liga.

CJJ, es una empresa de confecciones donde laboró mucho tiempo, 8 horas diarias  y estudiaba 4. Eran días de mucha dedicación pero esto le sirvió para pulir sus conocimientos hasta que se le dio la oportunidad nuevamente en la secretaria con un nuevo llamado, era el año 2005.

Empieza como auxiliar de aeróbicos en recreación, a lo largo de su trabajo en este deporte le ha tocado recorrer los barrios de Itagüí en su totalidad, ha manejado la parte de Adulto Mayor, pues se capacitó en Actividad Física para ellos.

En la actualidad reparte sus funciones en varios barrios del municipio, el personal que tiene a su cargo son más de 300 personas entre La Unión, Loma Linda, Entre Colinas, San Gabriel, San Francisco, Playa Rica y El Complex en Ditaires con los sordos.

Uno de los beneficios de la actividad física es que los problemas, el estrés y la depresión, se combaten o se alejan practicando esta actividad” Dice María Aleyda con gran complacencia.

Se ha capacitado académicamente con certificaciones (tiene 25) En el mes de abril se gradúa como Tecnóloga en el SENA en Actividad Física, siendo la primera instructora de aeróbicos de Itagüí graduada en estos dos campos.

En octubre de 2013, fue condecorada por el Concejo Municipal, como la mejor instructora de aeróbicos y Adulto Mayor, este reconocimiento lo recibe como algo muy importante en su carrera.

Resalta a todos sus alumnos, que el mérito no es de ella, sino de ellos mismos porque son la razón de su labor diaria, sus hijos son la inspiración, especialmente Alejandro de quien dice: “Es un muchacho muy humano, buen estudiante”.Su familia ha sido otro pilar para esta función.

Ha logrado superar momentos difíciles con esta carrera y ha llegado a subir muy alto en los aeróbicos, agradece a la comunidad por el apoyo.

Tiene como anécdota de su hijo la siguiente: “Era muy inquieto, al punto de quemar los trapos de la cocina a ver a que olían. Es muy buen muchacho, organizado, como todo niño travieso nunca perdió el control de ser. Es buen estudiante, introvertido y un buen ser humano

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2014-03-01

Comentarios