Álvaro Ignacio Tamayo Pareja.

Dón de gente y vocación para el servicio en la Hidroterapia del programa de OTR de la Secretaría de Deportes..

Desde muy pequeño (6 años), sus padres lo inscribieron en natación en el Club Coltemedellín con los profesores Nelson Zapata y Horacio Longas, quienes manejaban el semillero, allí estuvo hasta que cumplió los 10 años de edad.

Luego, por su gran desempeño fue seleccionado para integrar las selecciones infantiles;  entrenaba de 4 a 6 de la tarde. Participó en juegos departamentales ganado medalla de oro en el año 1975 en los juegos en Apartadó.

Debido a éste gran logro, integró la Selección Antioquia ese mismo año en Los Juegos Nacionales en la ciudad de Bogotá, dónde tuvo la oportunidad de competir con el americano Peter Sedis y el antioqueño Pablo Restrepo que eran las figuras del momento.

En estos juegos ganó la medalla de plata al quedar después de Restrepo.

Posteriormente continúo  en el Colegio Calazanz, institución dónde siempre había estudiado.

Siguió participando en Intercolegiados y en otros torneos a nivel nacional donde el plantel educativo participaba. Nunca se bajaba del podio, ocupaba el primer o segundo lugar con mucha frecuencia, los entrenadores eran en ese entonces los sacerdotes españoles Basilio Álvarez y Fernando Torija de la Vega, quienes lo acompañaban deportiva y espiritualmente.

Luego de su bachillerato ingresa a la Universidad de Antioquia y estudia Licenciatura en Educación Física.

 Debido a su trayectoria deportiva es seleccionado por El Alma Mater para participar en campeonatos de natación con niños y adultos en discapacidad. La Liga de Natación de Antioquia lo llama para ser profesor de las escuelas populares del deporte.

Esta experiencia lo llevó a sentir el amor por la discapacidad: Estiven Morales, niño que en un accidente perdió 4 dedos de la mano izquierda y la mano derecha. El chico quería salir adelante, vivía en precarias condiciones en el barrio 20 de Julio de la comuna 13 de Medellín.

Este niño participa en el Evento de Escuelas Populares con niños sin discapacidades físicas y gana los primeros lugares en los 50 mts espalda, 50 mts libres y 50 mts pecho, este logro a Álvaro, lo llena y lo anima a trabajar con este tipo de deportistas.

Luego de este importante triunfo con Estiven, Tamayo es merecedor por el diario El Colombiano de Medellín a un reportaje. Ésta nota periodística llegó a ser leída por unos colombianos radicados en Suiza en aquellos años, cosa que impactó a los lectores en ese país.

Los “Extranjeros” lo ubicaron en La Liga Antioqueña de Natación y le ofrecieron  apoyo al niño deportista en sus estudios, dándole un servicio médico y de fisioterapia para que tuviera sus prótesis.

Después de este hecho, su familia viendo su vocación y empuje, lo anima a que se vincule a la Secretaría de Deportes de Itagüí (Indri), aprovechando que había alguien amigo en la administración municipal que le podría servir de enlace.

El secretario de entonces: Luis Carlos Marín Présiga, le da la oportunidad de asumir la natación municipal para prepararla para Los Juegos Departamentales de 1989-90-91, dando sus mejores resultados en los de 1990 en Jardín, ganando 4 medallas de oro, 8 de bronce y 8 de plata con tan sólo cuatro deportistas nadadores que participaron.

Posteriormente, continúa trabajando en el deporte municipal hasta 1995. De allí parte a laborar en Comfama y la Liga de Natación de Antioquia, estando en esta última se anima a estudiar fisioterapia en la U de A.

Para el año 2000 vuelve a laborar en el municipio de Itagüí y presenta un proyecto de fisioterapia en el agua que se llama: “Hidroaeróbicos e Hidroterapia”. Dicho proyecto lo hizo con base a la gran cantidad de personas adultas que tenían dificultades físicas, empezando con un grupo de 70 personas que se fue creciendo posteriormente hasta llegar a 700 aproximadamente.

Uno de los agradecimientos más grande se lo debe a sus padres. Ellos le impulsaron desde muy pequeño y le infundieron ese amor por este deporte. Sus hijos, Felipe y Valeria son deportistas por herencia. Siempre han contado con el incondicional apoyo de su señora esposa.

Álvaro en pocas palabras:

DIOS: Ser Supremo.

HIDROTERAPIA: Amor y don al servicio.

FAMILIA: Lo mejor.

NATACION: Deporte Amado.

SECRETARÍA: Apoyo.

Anécdota:

El concejo municipal de Itagüí me hizo un reconocimiento el 21 de octubre de 2013, por mis logros con la comunidad y por mi programa de Hidroterapia. Ver a mi familia allí, fue algo muy grande, ver a mi mamá, mis hijos y elevar la mirada a las alturas, pues sabía que mi padre se regocijaba desde la eternidad por este reconocimiento me llenó inmensamente.”

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2014-02-16

Comentarios