La noche se vistió de estrellas Saltamonteñas

Todos estaban juntos, los de ayer, los de hoy, aquellos que empezaron a escribir la historia y los otros que continúan escribiéndola, contentos, felices, sin duda alguna el más complacido era el papá de todos Leoncio Castrillón.

En la noche se respiraba un aire de alegría, jolgorio, de esos que solo se inhalan solo cada treinta años, cuando se ha logrado una historia llena de anécdotas bonitas, alegres y otras menos pero que no dejan de ser satisfactorias.

Y no era para menos, se trataba de las primeras tres décadas de un club de bicicrós que ya hace parte de la cotidianidad y la idiosincrasia del municipio de Itagüí, El Club Saltamontes.

Muy puntuales fueron llegando todos a la cita, los que empezaron a escribir la historia y los que hoy la continúan, propios y extraños fueron tomando sus asientos, porque la noche ameritaba quedar no solo en sus mentes, también en sus aparatos electrónicos.  Todo era alegría, los “Vieja Guardia” dichosos de ver a sus ex compañeros de aventuras deportivas, de locuras y travesuras montados en un caballito de acero, y los otros, los más nuevos en este oficio deportivo que aún no han comprendido la dimensión del club y lo que están escribiendo en él.

El auditorio del tercer piso del Centro de Convenciones Aburrá Sur se llenó después de las seis de la tarde, uno a uno fueron llegando los que Leoncio Castrillón llama “El Patrocinador # 1”, los padres de familia, con sus pequeños saltamonteños fueron buscando sus lugares para ver cómodamente una velada irrepetible.

En la mesa principal, personajes gubernamentales y aquellos que sembraron de sueños la comarca itagüiseña con un deporte que por entonces no era tan reconocido. Hoy, 30 años después, sentados en la misma mesa recordaron esos momentos y pudieron contar en pocos minutos, una historia llena de grandes aciertos, alegrías y sacrificios.

La primera en dirigirse a los invitados, la Presidenta del club señora Areiza Sánchez Marín, la sencillez de sus palabras no podía omitir el agradecimiento a uno por uno de los que han estado ligados en la historia de Saltamontes.

Seguidamente, el Presidente de la Comisión Antioqueña de Bicicrós (CAB), Dr. Juan Fernando Castrillón Benjumea, hizo una breve recopilación de lo que ha sido y la importancia del Club Saltamontes para el bicicrós en Antioquia y Colombia.

Llegó el turno para el hombre al que el bicicrós le debe todo en Itagüí, Leoncio Salvador Castrillón Rúa, en su rostro y sus palabras se vio una satisfacción acompañada de alegría inmensa, el sentimiento brotó de inmediato, uno a uno fue nombrando a las personas que fueron fundamentales en este proceso treintañero, desde sus comienzos en familia con sus hijos y Juanita con quien comenzó esta aventura maravillosa que hoy se convierte en toda una institución.

Como siempre, vino de parte del icónico técnico, el agradecimiento a todas las personas y entidades que han hecho posible que el Club Saltamontes hoy sea el mejor del Área Metropolitana y uno de los más importantes en el país.   

El alcalde de Itagüí, DR. León Mario Bedoya López, arribó al recinto cuando la celebración ya había empezado, sus múltiples compromisos administrativos no le permitieron llegar a tiempo, sin embargo puso el toque gubernamental acatando las sugerencias más urgentes del club y reconociendo la labor que este ha hecho.

Seguidamente, vinieron las palabras de Juan David Medina Restrepo, uno  de los muchachos “Vieja Guardia” que en nombre de sus compañeros expresó su sentimiento por todo lo vivido con el club.

Hubo dos momentos de mucho sentimiento que aguaron los ojos del técnico Castrillón Rúa, el primero el reconocimiento de parte de sus antiguos dirigidos, (los vieja guardia) con una placa, y la otra cuando uno de estos ex deportistas le entregó un trofeo que había ganado en una competencia internacional en su época, fueron momentos que conmocionó a los presentes y al propio Leoncio lo dejó sin palabras.

Pero la noche no fue completa, muchos fueron los personajes que por compromisos deportivos y profesionales no hicieron su presencia en el recinto, figuras que de una u otra manera han tenido que ver con el Club Saltamontes en estas tres décadas, Mariana Pajón Londoño, Rafael Pérez Leguizamó, Fernando “Loquillo” Giraldo entre otros, pero uno de los grandes ausentes sin duda alguna fue Gabriel Jaime, el hijo de ese clan familiar Castrillón Vallejo que por motivos de los Juegos Escolares en Guatapé no se le permitió llegar a la celebración.

Y llegó el momento de los reconocimientos, el primero de los homenajeados fue el Club Saltamontes, de manos del Presidente de la CAB Castrillón Benjumea, le fue entregada una placa como reconocimiento a su labor de treinta años, Marín Sánchez y Castrillón Rúa recibieron dicho reconocimiento.

Otra gratitud la recibió el señor Luis Carlos Marín Présiga que tuvo mucho que ver con la creación del club y que por entonces era el presidente de la Junta de Deportes de Itagüí.

Uno a uno fueron desfilando los demás homenajeados de la noche, los “Vieja guardia” fueron los primeros en aparecer en la escena de los reconocimientos, para finalmente los deportistas que se han destacados en los últimos años.

Finalmente, al cierre de la celebración, se hizo un agasajo en el primer piso del Centro de Convenciones, allí se mostró un video recordatorio y en medio de la conversación y el compartir de algunos comestibles, se disfrutaron de los registros fotográficos del ayer y el hoy del Club saltamontes.

La ceremonia termina con una muestra musical de flauta por parte de Juan Carlos Castrillón Vallejo, uno de los pioneros de la creación de este icónico club de bicicrós de Itagüí. 

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-10-20

Foto Galería (19 Fotos)

Comentarios