Aniversario del Club Saltamontes 30 años, parte 2

“El Club Saltamontes nace con puro amor”: Abigail Vallejo la primera mujer que le estampó el orden al entonces naciente club de bicicrós

En esta semana de aniversario saltamonteño, muchos son los protagonistas que han dejado una huella imborrable en el club de bicicrós itagüiseño, entre las personas que metieron el hombro para que el proyecto inicial fuera cogiendo forma, fue la señora María Abigail Vallejo Ríos.

Dice un refrán popular: “Detrás de un gran Hombre, siempre está una gran mujer”, y el dicho se acomoda perfectamente en esta ocasión, cuando evocamos la génesis del Club Saltamontes, Abigail, la cariñosamente llamada “Juanita”, no podía faltar en este recuento de grandes personajes que han pasado por el club, Leoncio Castrillón la define como una mujer con compromiso y verraquera.

Con una amabilidad y cordialidad asombrosas, “Juanita” accedió a hablar con El Escenario de los Clásicos, le contó a este portal virtual cuáles fueron los cimientos del club saltamonteño.

El Escenario de los Clásicos (EDLC): ¿De dónde nace el nombre de Juanita?

María Abigail Vallejo Ríos (MAVR): Leoncio dijo que todo el mundo decía: mi amor, cariño, mi negrita y a él se le ocurrió decirme Juanita, a la gente le encantó, desde entonces me dicen Juanita y nadie me conoce como Abigail”.

(EDLC): Usted junto a Leoncio, fue la persona que tuvo el privilegio de estar en el nacimiento del Club Saltamontes, ¿cómo fue ese “parto” de un club que hoy cumple 30 años?

(MAVR): “El Club Saltamontes nace con puro amor, con el afecto de un papá que motiva a los otros padres, el deseo de apoyar a sus hijos para que hicieran algo distinto, robarle muchachos a la calle, siento que fue un principio grandioso, tenerlos entretenidos en algo que ellos querían hacer, si uno hace lo que quiere, todo le sale perfecto”.

(EDLC): ¿Qué motivó el comienzo de ese gran reto?

(MAVR): “Un domingo íbamos desde Itagüí hasta Envigado, vimos mucha gente aglomerada en la orilla de la autopista envigadeña, nos acercamos a ver qué era lo que pasaba, nos dimos cuenta que era una competencia de bicicrós, entonces mi hijo Juan Carlos dijo que quería montar y le dijo al papá (Leoncio), por supuesto su padre fue y averiguó todo, lo inscribió, en esa semana le dieron el uniforme y a los 8 días estuvo en su primera carrera. Por él (Juan Carlos), fue que se inició todo, tenía entonces 8 años, en su bicicleta llevaba a su hermano Gabriel Jaime el hoy técnico del Club de Bicicrós de Envigado”.

(EDLC): ¿Qué pasó luego?  

(MAVR): Juan Carlos continuó corriendo en diferentes competencias, el papá se arrimaba a recibirlo en la meta después de cada carrera, un día se le acercó un dirigente de Envigado a Leoncio y le pide que le ayude con una planillas, porque no había llegado la persona que le correspondía ese oficio, el dirigente le pidió el favor al ver que Juan Carlos era de Itagüí y que Leoncio le podía ayudar a planillar a los otros deportistas itagüiseños. Desde entonces, Leoncio se quedó con esa función de planillar a los muchachos de Itagüí”.

(EDLC): ¿Qué hizo después con las planillas? 

(MAVR): “Fue a la Junta de Deportes de Itagüí a llevar las planillas, allí le hicieron la propuesta de que se quedara en ello, propiamente Luis Carlos Marín Présiga “Mijito”, fue entonces cuando Leoncio cogió a los chicos regulares, fue formando un club de habilidad, porque Leoncio le veía talento a esos muchachos, con ellos entrenaba aparte. Con el transcurrir del tiempo, Leoncio llegó a la directiva de la Liga de Antioquia, entonces le toca ponerse a estudiar bicicrós, porque era futbolista. Poco a poco fue ganando reconocimiento en el BMX, luego renuncia a la liga y se concentra del todo en el Club Saltamontes, en el que se convierte en el primer presidente, posteriormente nombra otra presidencia y él sigue haciendo escuela porque lo que le encantaba es la masificación del bicicrós en Itagüí, fue entonces cuando empezó a promover muchos deportistas que pasaron por su orientación y hoy continúan con su legado”.     

(EDLC): Su papel en el Club Saltamontes, ¿cómo empezó?

(MAVR): “Cuando Leoncio acepta quedarse en esta misión, entonces en la casa la conversación obligada era esa, entonces nos pusimos de acuerdo y empezamos, yo le ayudaba con las cosas del club, me nombran “dedocráticamente” como secretaria, entonces yo le hacía las planillas, organizar horarios, las cosas para tener listas las carreras, yo trabajaba en el Seguro Social, sin embargo mi labor con el club era en la casa y los fines de semana y así trabajamos muchos años, cada semana en la pista de bicicrós y cada mes era en un Nacional y eso se convirtió en “El Paseo Familiar Nacional”.

(EDLC): ¿Qué piensa del apoyo gubernamental hacia el club, cree que podría ser mejor?

(MAVR): “Me parece que la administración debería ver el impacto que se ha logrado, el haberle robado tantos niños a la calle, porque es un impacto social y deportivo, entonces vemos como tantas familias y tantos niños hoy con sus familias propias son una maravilla, me parece que la Administración Municipal mirara esto, porque creo que no lo ha alcanzado a mirar, porque en el deporte en Itagüí, nadie desconoce a Leoncio, y mire, Leoncio y yo ya no somos pareja y sigo queriendo, admirando y respetando muchísimo, porque era un sueño y lograrlo y soy una prueba fehaciente de se sueño”.    

(EDLC): ¿Qué piensa del pedido de muchos actores y protagonistas del bicicrós en Itagüí, para que a la pista se le ponga el nombre de Leoncio Salvador Castrillón Rúa?

(MAVR): “Seria lo más justo porque todo homenaje debe de darse en vida, no esperar que una persona se muera para hacerle emblemas y estatuillas, pienso que es ahora, porque es reconocerle a él, un entusiasmo de toda una vida que le dedicó, entonces Leoncio no tuvo más tiempo para más nada sino para el bicicrós, pero muy bonito sería”.

(EDLC): Juanita muchas gracias por hacer parte de estos primero 30 años del Club Saltamontes, por permitir que a través de El Escenario de los Cásicos, los amantes del bicicrós se enteren de cómo fueron los inicios de este gran club.

(MAVR): “Muchas gracias, también agradezco muchísimo que me haya permito contar todo esto que tenía en mi corazón guardado y expresar a toda la familia del bicicrós, a Leoncio muchas gracias por ello, porque no solo es para nuestra familia, sino para todas las familias de Itagüí, Antioquia y Colombia, pienso que si uno quiere, puede, cada vez se confirma que con amor y con ganas uno puede hacer todo”.     

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-10-18

Foto Galería (1 Fotos)

Comentarios