Historia detrás de las canciones: Hoy, Ciudad de Pobres Corazones-Fito Páez

Inspirado en una tragedia familiar, la canción hace parte del álbum que fue editado en el año 1987, fue el quinto en la carrera musical del argentino, el nombre del tema hace parte del título de trabajo musical

El cantante rosarino perdió a su madre, Margarita Zulema Ávalos, a muy temprana edad: Páez apenas tenía ocho meses cuando ella murió de cáncer en el hígado. Fue entonces cuando el cantante se fue a vivir con su padre a la casa de su abuela y tía abuela paterna en la calle Balcarce de Rosario. Estas dos mujeres, Delma Zulema Ramírez de Páez y Josefa Páez, se convirtieron en sus “madres” como él mismo las llama en varias de sus canciones.

El 7 de noviembre de 1986 un hombre llamado Walter DiGiusti entró al 681 de Balcarce y con ayuda de su hermano, asesinó brutalmente a las “madres” de Páez y la empleada doméstica que estaba embarazada. El autor de 11 y 6 recibió la noticia en plena gira con Charly García en Brasil y, según sus propias palabras, enloqueció.

Asediado por la prensa de su país y profundamente deprimido, Fito partió hacia Tahití donde pasó dos meses y compuso todo el álbum “Ciudad de pobres corazones”, incluyendo la canción del mismo título.

Este es el trabajo más oscuro de Páez, y en éste habla de varias experiencias de esa época oscura, como su dependencia al Lexotanil (un ansiolítico) y el hecho de que en un principio él fue señalado como autor de los asesinatos.

DiGiusti disfrutó de su impunidad un año en el cual fue agente de policía de una pequeña población. Fue sentenciado a cadena perpetua, pero por esa serie de rebajas a su condena disfrutó en sus últimos años de detención domiciliaria. Murió en 1998.

Letra de la canción Ciudad de pobres corazones

En esta puta ciudad todo se incendia y se va, 
matan a pobres corazones, 
matan a pobres corazones. 
En esta sucia ciudad no hay que seguir ni parar, 
ciudad de locos corazones, 
ciudad de locos corazones... 

No quiero salir a fumar, no quiero salir a la calle con vos; 
no quiero empezar a pensar quien puso la hierba en el viejo cajon. 
Buen día Lexotanil!, buen día señora, buen día doctor; 
Maldito sea tu amor, tu inmenso reino y tu ansiado dolor. 
Que es lo que quieres de mí? Que es lo que quieres saber? 
no me veras arrodillado, no me veras arrodillado. 

Dicen que ya no soy yo! que estoy más loco que ayer. 
Y matan a pobres corazones, matan a pobres corazones!!!. 
No quiero salir a fumar, no quiero salir a la calle con vos; 
no quiero empezar a pensar quien puso la hierba en el viejo cajón. 
Buen día Lexotanil, buen día señora!, buen día doctor. 

Maldito sea tu amor, tu inmenso reino y tu ansiado dolor. 
En esta puta ciudad todo se incendia y se va, 
matan a pobres corazones, matan a pobres corazones... 
matan a pobres corazones!...

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-07-04

Comentarios