Los Campaz parte 3: Don Teófilo vigente en el fútbol de hoy

El más veterano de la estirpe hace parte hoy del cuerpo técnico del equipo Gallegol que juega la Primera A Departamental en Antioquia

Don Teófilo Campaz Rengifo, el hermano mayor de Víctor es otra de esas figuras legendarias que hizo parte del Club Atlético Nacional de principios de los años 70’s, llegó para conformar ese equipo maravilloso que partió la historia verde en dos, antes del 70 y después del 70.

Don teo como cariñosamente se le dice hoy por hoy, antes de llegar a tierras antioqueñas, conformó esa nómina de estrellas de mediados de los años 60’s que tenía Millonarios de la capital, allí entre otros fue compañero de Marino Klinger, de los brasileros Nivaldo Peixoto, Waldemar Rodríguez “Orecco”, Texeira Lima, Senén Mosquera, “El Pibe Díaz” entre otros.

En el año 1968 hace parte en algunos partidos del Independiente Santa Fe, de allí parte a su natal Buenaventura y meses después es llamado a conformar ese equipo criollo del Atlético Nacional de finales de los años 60’s, llega un lunes en la mañana a la “La Ciudad de la Eterna Primavera” y al domingo siguiente ya estaba debutando.

Sus primeros compañeros de zaga fueron Iván Bustamante y el recordado Orlando Marín, así mismo era el equipo de los arqueros Luis Largacha (Valluno) y  Álvaro Vieira y el brasilero Santos Cristo como técnico: “Era un equipo que estuvo mal, tuvimos 18 fechas sin ganar, en esta época nos habrían matado los aficionados”. Recuerda Don Teo.

A finales del año 1970 llegó el técnico argentino Don José Curtí a ver el equipo, para entonces dijo que Abel Álvarez, Gustavo Santa y Teófilo Campaz eran fundamentales y deberían quedarse, que no fueran a salir de ellos: “Curtí conformó el equipo y trajo a Jorge Hugo Fernández, Óscar Calics, Raúl Navarro, Tito Gómez, formó un escuadra que metía miedo”. Manifestó.

Atlético Nacional para el año 1971 formaría un gran equipo, no logró el campeonato porque Independiente Santa Fe se quedó con esa estrella del 71, final a tres partidos jugando el último de ellos en Cali en febrero de 1972. Luego los verdolagas saldrían campeones en 1973 dirigidos por el paraguayo César López Fretes, en 1974 con el técnico yugoeslavo Vladimir Popovic obtendrían el subcampeonato detrás del Deportivo Cali.

Dos momentos no se borran de la mente de Teófilo Campaz: “El título en Cali frente al Deportivo Cali, gol de Lóndero en el año 1973 donde ganamos 1 x 0, allí quedamos campeones, así mismo el partido monumental contra Cruzeiro en Brasil en 1975, era el mejor equipo de entonces, al final fueron campeones de la Copa Libertadores de América y campeones intercontinentales ese año, tenían una bandola muy grande”. Recordó.

Teo Campaz abogó para que a Pacho Maturana le dieran la oportunidad en la titular verde: “Compartía posición con Óscar Calics, pero se lesionó en un partido contra el Deportivo Cali en 1972 y se desgarró, ahí aparece Francisco Maturana, López Fretes estaba con la duda y miraba y quería bajar a Juan Carlos Ramírez a la defensa, entonces le dije-Tranquilo profe que yo respondo por el pelao, métalo, déjelo que juegue- y lo metió y desde ahí quedó titular Pacho Maturana”.

En su época le tocó defenderse de unas verdaderas culebras: Gallego, Iroldo de Oliveira, Loaiza, Fernández del Cali,  Morón y Willington de Millonarios, Corbatta, Ponciano Castro del DIM que eran verdaderas culebras y jugadores del otro mundo. Antes te traían jugadores de selecciones, de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, del Perú que eran una delicia y uno jugar contra gente tan hábil aprendía mucho”.

En Colombia en ese entonces, era muy complicado salir del país, no contrataban a nadie para jugar en el exterior, antes llegaban extranjeros y llenaron el Fútbol Colombiano con ellos, así es que después de su salida de Atlético Nacional,  iniciando el año 1976 recala en el Deportes Tolima. Allí tendría como compañero a su hermano Víctor que también estaba en el ocaso de fructífera pero corta carrera.

Luego de su paso por el equipo pijao, Teófilo se queda en Medellín trabajando con un taxi, durante cinco años estuvo en esta nueva actividad, posteriormente se va para Buenaventura y se pone a trabajar en Colpuertos casi 11 años, al regresar a Medellín, sus hijos ya cursaban la universidad y decide quedarse en la capital paisa.

En el nuevo milenio, Don Teófilo Campaz hace parte del cuerpo técnico del equipo Gallegol que participa en la Liga Antioqueña de Fútbol, su visión del fútbol actual la resume así: “Ahora el fútbol es muy difícil, la juventud de ahora en el medio donde se vive, el muchacho para entender y comprender que esto es con disciplina, con mero trabajo con que se consiguen las cosas, ellos creen que las cosas son fáciles, como todo lo consiguen fácil ahora, creen que porque juegan bien no trabajan y hay que estar en encima de ellos, un trabajo muy duro, el que coge conciencia llega, el que no, se queda en el camino así tenga muchas condiciones, ese es el grave problema”.

Ve el fútbol actual muy deficiente en la parte técnica, la diferencia con el balompié de su época es abismal: “Les insisto en aprender el juego, ese es el secreto de un gran jugador, el juego, el que aprenda el juego, no necesita el sistema, porque lo sabe todo, interpreta todo, insisto mucho en ello, y en la parte técnica, porque deja mucho que desear ahora la parte técnica de los jugadores, paran muy mal la pelota, cabecean mal, no utilizan el pecho que es una jugada muy bonita, si les da en el pecho les rebota, todas esas cosas, las técnicas son muy deficientes, antes el jugador tenía mucha técnica, como se jugaba en la calle, la gente se levantaba era jugando en las calles, y se tenía que aprender a jugar porque el terreno era muy incómodo, desnivelado, huecos etc etc, entonces eso hacía habilidoso a la persona, además el muchacho molestaba mucho con la pelota, entonces le daba la técnica, ahora es muy difícil, a mí me deja muy preocupado porque los jóvenes de ahora no tienen la técnica que tenían los muchachos de antes”.

El defensa de antes tenía que saber jugar para poder resolver en la cancha: “En mi época, en mi puesto habían unos jugadores grandiosos, cuando empecé me tocó con el colombiano Pibe Díaz, también con Waldemar Rodríguez Orecco jugador campeón del mundo con Brasil en Suecia 1958, Díaz y Oreco hacían pareja de centrales, ellos me aconsejaron mucho, me enseñaron mucho, Orlando Marín que jugó conmigo en Santa Fe, era excepcional, pero los mejores de todos fueron Óscar López, Miguel Escobar, Alfonso Escobar, en Deportivo Cali, los Palacios, daban patadas pero jugaban bien, Peña y todos los del Junior, lo que pasa es que antes el defensa tenía que saber jugar”.

Hoy por hoy el defensa agarra al contrario en el área: “Antes no se agarraban en la defensa con los delanteros, ahora es inconcebible que un defensa esté agarrando al delantero y esté dándole la espalda al balón, eso es increíble, si uno antes era pendiente de cómo venía el balón y como venía el delantero para uno ir arriba porque se ganaba era arriba”.

Tiene muy claro quién cambio el fútbol: “Las tácticas, los técnicos, cada día más defensivos, entonces ya se agarran y se pelean en el área”.

A pesar de las marrullas, siempre se veían buenos jugadores: “Antes te bajaban la pantaloneta y te metían los dedos a los ojos, pero había más fútbol, sobre todo los uruguayos eran los que hacían eso, más que todo los del Cúcuta, eran muy mañosos”.

Hay situaciones en el fútbol actual que no comprende: “Se veían muy buenos defensas, daba gusto, ahora me pregunto por qué se ha perdido todo eso, las defensas ahora son muy tiesos, todos se van a atacar y muchos meten un gol de cabeza y se vienen a defender y les meten un gol de cabeza, entonces uno no entiende”.

Por su experiencia en el fútbol, a sus muchachos en Gallegol les insiste en el anticipo: “Con base al juego, la intuición, donde va a llegar, que va a pasar, si la pelota viene arriba y uno sabe cómo va a cabecear el contrario y el defensa, si va a fallar, dónde va a llegar la pelota, esa es la intuición, entonces cuando pasa uno está ahí cerca, uno sabe cuándo van a pasar al compañero, cuando va a fallar, cuando lo va gambetear el otro, cuando van a tirar el pase para uno anticipar, pero ellos no juegan así, ellos juegan al sistema y por eso es que son tan tiesos, eso es lo que le da riqueza al fútbol y hace que el jugador sea que cada día el mejor, porque tiene intuición, saber el juego, uno saber dónde va a venir la pelota. Don José Curti eso me decía- Ud le hace la cobertura a toda la defensa, a los marcadores, a Óscar Calics, porque ud siempre sabe a dónde va a llegar la pelota-”

Los consejos a su hijo Teófilo Campaz Cortés: “Que enseñe la ricura del fútbol, la esencia, la intuición, porque si uno se vuelve fino para el fútbol y a veces no necesita dar patadas porque siempre está delante de lo que va a pasar, había un músico cubano llamado Benny Moré, él era tegua, no sabía de música, pero era tan extraordinario que sabía que sonido tenía que entrar antes de, entonces siempre estaba delante de la orquesta, él miraba, tenía intuición, así es la gente que tiene mucho conocimiento en su profesión, siempre está adelante de lo que va a pasar y en el fútbol siempre tiene uno que estar delante de lo que va a pasar”.

Don Teófilo Campaz no eludió la crítica al reconocimiento de Atlético Nacional en sus 70 años: “Ahí fallaron mucho en el acto, estuvieron muy mal, a mí no me gustó en nada, porque me dio hasta pena ajena con gente que mandaron a traer desde el exterior y eran sentados mirando para el cielo, no les dieron el reconocimiento que necesitaban dar, que merecían, me preguntaba por qué, jugadores colombianos como Vilarete, Tréllez por ejemplo que fueron figuras. La época de nosotros trataron de saltarla por el problema del Dr Hernán Botero Moreno, a duras penas resaltaron lo que fue “La Chancha” Fernández, hubiesen podido hacer un acto mejor, para la generación de nosotros, para la generación de los Tréllez por ejemplo, para que las nuevas generaciones reconozcan quienes fueron ellos, porque Nacional desde el 71 empezó otra historia y todo se inició con Hernán Botero, porque si él no hubiese tenido ese problema que tuvo(extradición), igual con él hubiese quedado campeón de Copa Libertadores, porque él quería el equipo, invertía en él, como Alex Gorayeb con el Deportivo Cali y Alfonso Senior con Millonarios, entonces para mi esa celebración fue más el afán de los directivos de Nacional de mostrar que es poderoso, pero no la planificaron bien. Hubiese querido que de cada época nombraran a las figuras de entonces y lo que hicieron en cada década, muchos presentes no supieron quiénes fueron los Campaz, los Tréllez, los Palavecino, los Lóndero, los Aristizábal, los Alexis García, incluso a César Cueto que lo nombraron varios jugadores únicamente”.

Hoy por hoy hay en el futbol el país varios jugadores de apellido Campaz: “Los Campaz de ahora nada tienen que ver con nuestra estirpe, al menos yo no los conozco”.  

Finalmente el viejo Campaz cuenta de algunos jugadores que han pasado y han sido referentes de su club Gallegol: “La mejor época de Gallegol fue cuando Juan Guillermo Cuadrado estaba jugando en el equipo, él se formó ahí, lo cogió Nelson Gallego pequeño y lo fue llevando, después lo llevaron para Rionegro, luego a Independiente Medellín, así mismo Roger Cañas que juega en Europa,  también estuvo aquí, otros pelaos de ahora Daniel Buitrago, Ezequiel Palomeque ahora en Nacional, otro pelao Camilo en Fortaleza, David Cortés en Cortuluá, en Panamá hay varios más”.

La próxima semana           

Teófilo y Víctor Alberto, los hijos de Don Teófilo Campaz Rengifo  

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-06-21

Foto Galería (15 Fotos)

Comentarios