Fundamental el apoyo familiar para el campeón del Pony-Bicicross

Con apenas 9 años de edad, el pequeño ha probado las mieles del triunfo

En estos procesos deportivos, la figura familiar se vuelve fundamental en cualquier disciplina, para la gran revelación del bicicrós itagüiseño en el 2017, Mateo Bustamante Hoyos de la categoría Principiantes 9-10 años, el acompañamiento familiar ha sido la fuerza que lo ha llevado a probar las primeras miles del triunfo.

El hijo de Adriana y Rogelio, ya figuró en la pasada versión del Pony-Bicicrós de este año en el primer lugar en su categoría, todos ello debido al respaldo que su familia le prodiga en cada competencia y en el proceso que lleva en este deporte.

Habitante de Viña del Mar en Suramérica y estudiante de tercer grado en el Colegio Waldorf Isolda Echavarría en el municipio de La Estrella, Bustamante Hoyos está en pie a las seis de la mañana para empezar su jornada académica a las 7 y 30, esta se extiende hasta las 3 pm cuando regresa a su casa donde es atendido por su señora madre Adriana con un buen refrigerio, para luego desplazarse a lo que más le gusta, a practicar el bicicrós en la pista Panamericana de 4 a 6 pm.

Pero Mateo no cayó a este deporte por azar, el pequeño saltamonteño antes probó en otros deportes: “Es un niño que le gusta la adrenalina, estuvo en fútbol pero no fue lo de él, también lo hizo en natación, pero tampoco se amaño allí, posteriormente cogió la bicicleta y se le vio la pasión”. Dice con gran satisfacción Adriana su progenitora.

Y complementa: “La adrenalina que se siente, al correr, vivíamos en una unidad y allí por los parqueaderos se saltaba y vimos en él la necesidad de ingresarlo a esta disciplina, desde hace dos años está con esta pasión llamada bicicrós”. Comentó la orgullosa madre.

“Es un niño tranquilo aun cuando no logra sus propósitos en las carreras, el apoyo familiar es fundamental en estos casos, apoyarlo hasta donde él quiera llegar y  concientizarlo para que gane, para que le vaya bien y obtenga grandes triunfos es la orientación que le damos mi esposo Rogelio y yo, Mateo ha sabido asimilar esa dirección familiar” Añadió la señora Hoyos Montoya.

Por su parte, Rogelio Alberto su padre, indicó que: “Lo más complicado es que es un deporte que es costoso y por ende el esfuerzo siempre está presente, viendo las ganas que le pone se hace el esfuerzo necesario para conseguirle los implementos deportivos”.

“Siempre gracias a Dios le hemos hecho un buen acompañamiento en todos y cada uno de los eventos que ha participado, siempre han estado presentes papá y mamá dándole el ánimo y el respaldo que se necesita cuando gana, cuando pierde ese es el compromiso de nosotros como padres y esperemos que él responda a ese respaldo con objetivos claro y positivos”. Comentó Rogelio.

Como toda familia, ver a su pequeño lograr sus objetivos, ha sido su ilusión: “Sueño con ver a Mateo ser buena persona, útil a la sociedad y con una disciplina como exige el BMX, llegando a unos triunfos donde él logre ser primero que todo: ser feliz y segundo darle gloria a Itagüí, al departamento y porque no al país”. Añadió el señor Bustamante Arango.

Lo que más le insiste a Mateo es que se concentre con tranquilidad, que lo que haga lo haga con esmero que los resultados llegarán. Lo tienen en el Club Saltamontes por la calidad de personas que conforman esta entidad deportiva, otro factor importante es la cercanía  a la pista que los ha hecho ser partícipes en este club, pero básicamente el buen ambiente que se respira, igual Leoncio Castrillón que los ha apoyado incondicionalmente y todo el grupo de trabajo del Club. 

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-05-17

Comentarios