Toda una vida en la familia felina

El asistente técnico de Leones F.C respira fútbol por sus poros, la calidad humana que brinda hace parte de su exitosa carrera

Cuando nos sentamos a hablar con Jesús Mauricio Martínez Arias, asistente técnico de Itagüí Leones para realizar la presenta nota, la sensación que nos dio fue de estar al lado de un personaje tranquilo, lleno de mucho fútbol y por encima de todo a pesar de su gran seriedad, un hombre sencillo que nos dio la confianza necesaria para tener una enriquecedora conversación.

Este rionegrero que desde los siete años viene dándole puntapiés a un balón de fútbol, hizo toda su carrera en el equipo Deportivo Rionegro hoy conocido como Itagüí Leones: “Inicie con mi hermano Álvaro Martínez futbolista a nivel municipal a los 7 años, hice todo mi proceso cuando este club era Deportivo Rionegro, empecé en la categoría en esa época cuarta, hice todas las divisiones inferiores hasta ascender al equipo profesional”. Dice con gran orgullo el profe Martínez.

A los 17 años debuta en la segunda división del Fútbol Profesional Colombiano, fue en un partido contra Cóndor de Bogotá, fueron 15 minutos, el técnico era Carlos Navarrete, posteriormente lo ascienden al equipo profesional a trabajar con ellos de lleno, en ese época los recién ascendidos eran él e Iván Ramiro Córdoba, tuvo la oportunidad de debutar primero que Córdoba, pero la vida futbolística le dio la oportunidad de jugar muchos años juntos, por cosas del destino, del fútbol y de la vida, se separan, pero antes fueron a una Selección Antioquia pre juvenil juntos.

Martínez Arias redondeó su ciclo con Deportivo Rionegro acumulando 10 años en el torneo de la B, dejó de jugar a los 27 años, su puesto en la cancha fue de volante de marca, pasó por Independiente Santa Fe año y medio cuando estaba Juan José Peláez y Elkin Sánchez, luego con el Pecoso Castro, un semestre con el Deportivo Pereira con Orlando Restrepo, tuvo técnicos muy reconocidos en el fútbol: Santiago Escobar, Carlos Mario Hoyos entre otros.

¿Qué pasó cuando se retira del fútbol y cómo llega a Leones?

“Cuando me retiré del fútbol, arranco mi formación, voy a la Universidad Católica de Oriente (UCO) de Rionegro, allí hice la licenciatura en Educación Física, hice una muy buena amistad con el Presidente Don Carlos Murillo, tuve la posibilidad de jugar fútbol con él también en los torneos internos del municipio de Rionegro, es una amistad de doce o quince años. Una vez en un encuentro fortuito en el parque de Rionegro me acuerdo que me encontré con él luego de habernos dejado de ver dos o tres años, me pregunta que estoy haciendo, por ese entonces yo andaba con un amigo en una escuela de fútbol haciendo mi práctica, estaba en el Instituto de Deportes de Rionegro, tuve la oportunidad de dirigir dos Ponys, de dirigir Intercolegiados, de dirigir Juegos Departamentales, o sea todo lo que es fútbol en un municipio lo dirigí, quedé tercero a nivel nacional con Intercolegiados, tuve la oportunidad de clasificar dos veces a fase nacional con Intercolegiados, entonces lo del fútbol no es tan gratuito para uno haber jugado, luego ingreso al club, hablo con Carlos Murillo y me dice que porque no trabajo con él, ingreso a la escuela del club que tenía en Rionegro, una escuela de doscientos niños gratuitos, empiezo a laborar con niños de seis años, trabajo 20 días y me dice que hay una Sub 13, inicio el proceso con la Sub 13, hago el proceso de escogencia, inicio el torneo de liga con la Sub 13 y a los dos meses me dice que me tiene una Primera C para coger muchachos del año 93 en esa época, o sea jóvenes de 19 y 20 años, al año siguiente tomo la Sub 20, hago un buen desempeño y quedo de tercero en la liga, luego el profe de turno que era Álvaro Hernández, me dice que definitivamente me quiere llevar con el equipo profesional a ser segundo asistente, me voy a la zona de Urabá a ser segundo asistente, no viajaban, siempre me quedaba con los que jugaban, un año de una experiencia enorme, el profe por cuestiones de la vida, de circunstancias del momento renuncia y sale todo su cuerpo técnico, es una historia bonita porque también quiero renunciar con él y entre él y el presidente no me dejan, me mantengo en el club y hablo con el presidente y me llena de mucha confianza, afortunadamente llega un amigo como lo es Juan Carlos Álvarez, gran amigo, tuve la oportunidad de estar con él en Rionegro que también jugaba como volante de marca, era muy joven en esa época, pero compartí camerino con él y muchas prácticas, inclusive alcancé a jugar con él, entonces son muchos años de confianza y de amistad”.

¿Qué ha sido lo más complicado que ha tenido en Leones F.C?

“Lo más difícil definitivamente son los inicios de temporada, volver a empezar de cero, retomar muchachos que recién llegan o algunos que continúan el proceso, pero que el año pasado no tuvieron tanta continuidad, es amoldar un grupo de jóvenes al trabajo nuestro, a la dinámica, a lo que se quiere tácticamente, tanto defensiva como ofensivamente, entonces es un proceso y siempre he visto que nos ha costado el inicio de temporada”.

¿Sus sueños?

“Sueño ascender definitivamente con el equipo, en un periodo muy cercano me veo en el fútbol profesional que todo queremos, con la ayuda de Dios bienvenido sea, voy a hacer todo lo posible por estar en el fútbol, siempre siendo leal, transparente, preparándome, tratando de mejorar detalles porque el fútbol profesional de alta competencia es de muchos detalles, estar tranquilo mental y físicamente, mi familia es un soporte muy importante, soy padre de un niño y una niña, entonces es eso, vivir tranquilo y en un futuro me veo dirigiendo fútbol profesional”.

¿Qué sintió cuando llegó a Itagüí?

“Definitivamente sentimos como si hubiésemos llegado a nuestra casa, el trato, la gente, las personas, la disponibilidad de las personas es increíble, es un punto altísimo para la gente de Itagüí la disponibilidad que siempre mantienen, la cordialidad es importantísima en este municipio porque se nota en todos los rincones por donde uno anda, la gente saluda, te orienta, son definitivamente un pueblo muy agradable”.

¿Vivencias?

“Tengo una cantidad impresionante, les voy a contar una anécdota que tuve con el Pecoso Castro, por su temperamento se vuelve jocoso y gracioso: estábamos jugando Santa Fe vs Deportes Tolima, yo estaba en el banco, hay una jugada donde él lee que nos estaban ganado de costado, nos tiraban centro y siempre nos ganaban, él se lee la jugada y dice-nos la van a meter, nos la van a meter- centro de costado, gol de Tolima y se arranca el pelo con las manos, así literalmente, se lo arranca, a puño se lo arranca, luego le pega un puño al banco y se abre, fue gol en contra, al final ganamos dos a uno pero son cosas que en el fútbol difícilmente se van a volver a ver”.

Mauricio en pocas palabras

Dios: Tranquilidad.

Leones: Familia.

Los Murillo: Transparencia.

Juan Carlos Álvarez: Amigo.

Un jugador: Andrés Ricaurte.

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-05-10

Comentarios