Con la ayuda de su padre desde los 3 años se fue metiendo en el sueño del fútbol

Llega de Atlético Nacional a Leones F.C a sumar experiencia para su carrera deportiva

Juan Pablo Álvarez Múnera es un futbolista hecho en la cantera de Atlético Nacional, este jugador que esta temporada pasó a engrosar la nómina de Leones F.C de la Primera A de la Liga Antioqueña de Fútbol, fue hecho prácticamente en las entrañas del Rey de Copas, la herencia paternal lo ha hecho futbolista desde los cinco años de edad.

Álvarez Múnera comenzó su carrera deportiva en una escuela del barrio Villanueva del municipio de Copacabana, hijo de Carlos Mario Álvarez Toro Kinesiólogo al servicio del equipo verde de Antioquia durante 23 años, su señora madre es la Psicóloga Social y especialista en Gerencia de Proyectos Francy Elena Múnera Ramírez.

“Siempre en las concentraciones de Atlético Nacional, Juan Pablo nos acompañaba, desde los 3 años vivía metido en el entorno del fútbol, a las pretemporadas normalmente del equipo concentrado preparándose para la temporada, yo me lo llevaba  al hotel o amanecía en las concentraciones e iba a los partidos”. Comentó Álvarez Toro.

Luego de pasar por las diferentes categorías infantiles en el municipio de Copacabana, Juan Pablo ingresa a la edad de 10 años al Atlético Nacional, allí juega Pony Fútbol con 11 años en un equipo alterno que saca los verdes, al siguiente año con la edad del torneo continúa con todo el proceso de divisiones menores hasta el sub 20 y ahora con Leones F.C de la Primera A.

Su familia la complementan sus dos hermanas: Carla María Álvarez Múnera médica veterinaria y la menor Sara Valentina Álvarez Múnera, estudiante de octavo grado en la normal superior de Copacabana.

Su padre Carlos Mario dice: “Lo más difícil en la carrera de Juan Pablo es hacerle entender de pronto a la familia, a la mamá, y a la hermana mayor,  que el fútbol es una profesión y que así como ellas estudian para graduarse como médicos, en el fútbol se estudia a través del entrenamiento para graduarse como futbolistas, no todo el que se prepara va a ser profesional pero hay que estar metido en el entorno para lograrlo”.

“La hermana mayor Carla María es exigente en el sentido de que ella lo que es la parte académica le interesaría más que la parte deportiva, ella no ve o no alcanza a vislumbrar lo importante que es el aspecto deportivo en la formación de estos muchachos”. Añadió el padre de Juan Pablo

El ariete número 9 de Leones F.C recuerda con gran satisfacción sus comienzos: “Realmente mi carrera inició más o menos desde los cinco o seis años, todo empezó acompañando a mi papá papá a los estadios y a las canchas a conocer lo jugadores, desde ahí me fui metiendo en el cuento de a poquitos e iba haciendo cosas, mi padre me iba explicando cosas y ahora a mis 19 años es mucho lo que falta por aprender, pero gracias a Dios se están dando frutos de muchas cosas que han pasado”. Dijo.

La carrera de Álvarez Múnera ha sido muy fructífera, fue campeón del Torneo Nacional Sub 19 el año pasado con Atlético Nacional. Tuvo la oportunidad de acompañar la delegación que ocupó el segundo puesto en el mundo a nivel de clubes en la ciudad de Madrid en su categoría, así mismo tuvo un paso de seis meses en el Pachuca de México.

En el equipo “manito” aprendió mucho: “muy bonitas experiencias que para ser jugador profesional y verme en otro país representando a mi tierra en otro club es primordial ser persona, gracias a Dios di con la compañía de Stefan Medina, Aquivaldo Mosquera, de Óscar Murillo, todos tres conocidos, Aquivaldo tiempo atrás por mi papá y Stefan y Murillo porque cuando subía a Guarne a entrenar con el equipo profesional los conocía, ellos me ayudaron a adaptarme, me dieron muchos consejos y los recuerdos que tengo de allá son muy buenos, aprendí mucho y cambié muchas cosas del ship de mi cabeza, tenía en mi mente cosas que no me encajaban y ahora me di cuenta que haciendo lo que ellos dicen, tienen razón porque todo empieza a fluir”. Indicó Álvarez Múnera.

El año pasado con el título de la sub 20 y al conocerse la noticia que se reducían los cupos para la categoría 97 en el sub 20, los profesores Nelson Reyes y Nixon Perea y todo el grupo técnico de Atlético Nacional, toma la decisión de enviarlo a Leones F.C para seguir buscando oportunidades y mantener el ritmo y tenerlo cerca en la misma ciudad.

“Desde principios de enero, me dan la noticia que venía para Leones F.C a aportarle al equipo sub 20 y a esperar una oportunidad arriba, la tomé de la mejor manera, pienso que las cosas que pasan es porque Dios las tiene ya escritas, entonces llegué con la mejor mentalidad, con las mejores ganas, con la mejor disposición, a aportar todo lo que conozco”. Añadió el goleador.

Los sueños que tiene son muy altos, espera tener un paso por el fútbol en Colombia muy provechoso y tiene claro que donde esté tiene que aprender muchas cosas, pero la mira la tiene es en Europa.

La oportunidad en Nacional la ve muy cercana: “porque el equipo verde es una empresa grande conformada por personas muy inteligentes, que se preparan y que están dispuestas a entregar todo desde las divisiones menores hasta el equipo profesional, cuando había oportunidad de subir a las practicas con el equipo profesional, los profes siempre están muy dispuestos a enseñar, entonces esa es la clave, de pronto antes no se fijaban tanto en vender los jugadores como lo hacían otros equipos, pero ahora que se dieron cuenta que eso hacía parte del negocio y que realmente hay muy buenos jugadores, la oportunidad sigue, ahí está siempre y cuando los profes sigan pendientes de uno y se sigan haciendo las cosas bien, las oportunidad están ahí”. Señaló el ariete de Leones F.C

En 10 años se ve agradecido con la vida por su familia, teniéndolos siempre al lado donde vaya, con la mira siempre en Europa: “pudiendo ayudar a mucha gente que lo necesita, tanto en el fútbol como en la vida diaria, gente que necesita tanto y que realmente lo que nosotros hacemos lo hacemos por amor pero que nos da la capacidad, nos da de algún modo el bolsillo para ayudarle a mucha gente”. Apuntó el gran goleador que lleva en toda su carrera deportiva más de 150 goles.

Tiene varios referentes en el fútbol mundial, uno que le impacta como persona es Javier Hernández “Chicharito”: estuve muy pendiente de la vida de él cuando estuve en México y la verdad como persona me impactó mucho, así mismo Víctor Aristizábal lo admira bastante”. Confirmó.

El gol que más recuerda fue en la Universidad Nacional, le envían un balón, ve que le queda corta la bola, retrocede, la levantó de pecho y la metió de chilena.

Su señor padre Carlos Mario le ayuda 100 % a la carrera de Juan Pablo, permanentemente le da consejos para que aplique en su carrera: “Son profesiones de 15 años máximo, pero que si se habla de aspectos económicos pueden superar yéndoles muy bien llegando a grandes ligas en el deporte, y podrían superar los ingresos y las expectativas de otro profesional de un área diferente”. Subrayó el orgullo padre.

Y añadió: “siempre debe de entrenarse ciento por ciento, ya que es la única forma de uno poder rendir en el deporte, aquí no da margen de entrenarse a medias para rendir al 100%,  lo otro es que él debe de vivir para lo que hace, por eso de alguna manera Juan Pablo no hace otra cosa diferente, no es estudiante universitario aunque se gradúo como bachiller a los 16 años de edad, y que tenga muchas expectativas, sueños, porque todos los días pelea contra él mismo, uno no pelea contra el otro, uno no pelea contra el rendimiento del jugador que está en el puesto de él, uno pelea es contra el rendimiento que obtuvo en el partido que hizo y lo debe de tratar de superar en el partido siguiente”. Puntualizó Álvarez Toro.

Como cualquier ser humano, Juan Pablo Álvarez no olvida una Anécdota que tuvo siendo muy chico: “Una de las que más me acuerdo y de la que mi papá se ríe, él es un hombre muy experimentado al que le he aprendido mucho, trabaja en Atlético Nacional como kinesiólogo, estuvo 18 años en el equipo profesional, ahora lo hace en divisiones menores, paso por Selecciones Colombia, dos eliminatorias mundiales, en una crisis que tuvo Nacional, el equipo salía en tanqueta cada ocho días, los jugadores prácticamente llorando y aburridos todos, yo disfrutando porque nunca había montado en tanqueta, yo pasaba por el lado de todos y les decía que no la conocía por dentro y me parecía muy bacano y ellos se sentían mal, se sentían como unos antisociales, porque iban mal futbolísticamente y la verdad esos carros no manejan buena energía”. Finalizó el gran delantero felino.   

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2017-04-27

Comentarios