"Hábitos de consumo de medios han cambiado radicalmente" Armando Plata Camacho

La vida, pensamiento y obra de uno de los más grandes locutores colombianos. Foto Cortesía.

Su voz suena hoy como hace 40 años cuando realizó la primera transmisión internacional, apoyado en imágenes que captaban las modernísimas antenas parabólicas de Chocontá. O cuando presentaba La Hora Phillips. O cuando dirigía emisoras juveniles (Radio Tequendama) y promovía las que resultaron siendo grandes figuras de la canción.

Recordamos entonces al grupo Génesis, a Lucas, Los Jeroces, Isadora, Claudia Osuna, Ximena, Harold y Los Flippers. (“A ellos les debo mi primera experiencia extrasensorial”).

Julio Sánchez Cristo, privilegiado locutor y periodista, ha dicho que tres voces del país lo han impactado: Otto Greiffenstein, Julio Nieto Bernal y Armando Plata Camacho. Los dos primeros están muertos. Plata sigue hablando en Colombia y en estaciones de Estados Unidos como si no le pasaran los años. Y ya camina por los 68.

Fue comentarista de películas y música. Realizó programas de variedades y entretenimiento en radio y televisión. Fue director de Caracol. Su voz identificó un millar de comerciales. Por una década dirigió y presentó Pasaporte al mundo. Fundó Radio Klaridad, en Miami (hoy Caracol). Narrador y la voz de eventos de Golf y premios musicales en TNT. Director de noticias de CNN en español. En suma, una voz solicitada y exitosa.

-Mi voz puede pintar, colorear, ofrece el verdadero concepto creativo, respondió alguna vez para definir su estilo.

Plata habla hoy con admiración del propio Julio Sánchez, su amigo de siempre; de Yamid Amat; de su padrino profesional Julio Nieto; de Alfonso Castellanos, Jaime Martínez, Gustavo Gómez Córdova.  En Estados Unidos (donde vive hace 20 años) de Dan Rather (CBS, 60 Minutos), de John Gres, de Dayan Sawyer.

En los últimos años se la ha visto con más frecuencia en Colombia (tiene una casa de recreo en Macanal, Boyacá), lo que hace suponer que podría estar pensando en el retiro.

No aun, responde rápido, con una música de fondo: los patos, gallinas, perros y otros animales que hacen casi festiva su casa, mientras al fondo se ve majestuosa la represa del Sisga.

-Pienso hacerlo más adelante cuando me retire y entre en la etapa de los años dorados. Actualmente alterno mi vida entre USA y Colombia. ya que con la maravilla del internet puedo trabajar en cualquier parte.

Los medios de comunicación, presente y futuro

¿Cómo está viendo la evolución de los medios, el presente y futuro de la radio y la televisión? ¿Quiénes van a sobrevivir?

Me encanta lo que está pasando. Es una revolución total. La tecnología le dio un vuelco a lo que conocimos como “los medios tradicionales”, ha democratizado la información y curiosamente ha acelerado el concepto que teníamos de “inmediatez”.

La televisión será completamente interactiva y la radio mutara a lo digital con todas sus formas de transmisión.

Sobrevivirá el que genere audiencias precisas para los nichos de mercado, tenga poder de convocatoria, credibilidad, organización empresarial, este a la vanguardia en todas las plataformas y ventanas de producción, emisión, distribución y ventas, amén de tener un sano musculo financiero.

-¿Qué le espera a locutores y periodistas que hoy estudian y sueñan con vivir de esta actividad?

La mejor oportunidad de sus vidas en la medida que tengan pasión, conocimiento, creatividad e ingenio. Creo que los nuevos talentos deben ser trilingües, dominar la tecnología del momento como operadores, productores y realizadores, manejar un alto sentido estético, ser especialistas y muy creativos, conocer el mercado para el que trabajan, manejar su marca personal y vivir siempre actualizados en todo tipo de tendencias.

El poder de las redes sociales

¿Cómo ve el panorama de los medios en Colombia, enfrentados a las redes sociales?

Los hábitos de consumo de medios en Colombia y en el mundo entero han cambiado radicalmente. Jamás pensé que hoy en día seria exótico para mí leer un periódico en la edición de papel, ver TV en un televisor o encender un receptor de radio. Prefiero hacerlo en mi ordenador, IPad o móvil. Aún más, la mayoría de las noticias de última hora las conozco por Facebook, Twitter o LinkedIn.

En Colombia hay un sector de la población, especialmente la gente mayor, que aun consume medios a la antigua y clientes que pautan porque “les gusta” un medio mientras evitan anunciar en las redes sociales porque son intimidantes para ellos.

La suerte está echada. El que no se suba al tren de las redes sociales se quedara viajando descalzo.

-¿Es posible mantenerse vigente y cómo en esta selva de información y opciones?

La vigencia es una actitud y una disciplina. Es reinventarse permanentemente. Es aprovechar tu experiencia para proponer, crear, hacer y romper paradigmas. El peor enemigo de la vigencia es vivir en la nostalgia de “En mi época…” Por el contrario, hoy tenemos todo el conocimiento al instante. Jamás había visto tantos videos musicales, películas, tutoriales, fotos, series y programas o, escuchado podcast y estaciones de radio como ahora. ¡Lo que falta es tiempo para disfrutarlos!

El buen o mal momento de los colegas

-Seguramente se ha encontrado o ha tenido noticias de muchos de sus antiguos colegas y compañeros, algunos en desgracia ¿Qué reflexiones hace al respecto?

La vida es un viaje efímero e impredecible con muchas estaciones que sortear entre lo fácil y lo difícil, entre el placer y el dolor, y entre saber ganar o perder.

El éxito, la vigencia y el fracaso son el resultado de las decisiones que tomamos y uno, y solo uno, es el responsable de su futuro. Nuestra profesión es cíclica e inestable por lo que requiere planificación. Muchos colegas sembraron en el pasado para bien o para mal y hoy cosechan bonanza o vacas flacas.

Para mí la vida es mantener un equilibrio en lo emocional, afectivo, intelectual, económico, profesional, psicológico, espiritual, social y físico. A veces le damos más prioridad a ciertas metas sacrificando otras, como la familia o la salud, y lamentablemente a la final pagamos las consecuencias.

Hablamos de la vida

En tiempo de balances de la vida, ¿cuál es el suyo?

Soy una persona bendecida por el universo. Solo puedo dar gracias por todo lo que he recibido a lo largo de mi existencia. Amor, salud, trabajo, reconocimiento y riqueza. No la riqueza que da el dinero, no, la riqueza que hay en cada momento de la vida; del privilegio de contemplar, ver, caminar, oír, sentir, pensar, hablar o escribir. El ser dueño de mi tiempo, buscar la excelencia, mejorar como ser humano, servir y mantener viva la pasión por lo que hago. No atesoro; vivo, disfruto y comparto. De cierta manera soy un sibarita sano.

¿Si pudiera regresar a los 20 años, qué haría y qué no?  O ¿cómo lo haría de nuevo?

Hubiera sido menos loco e irresponsable. Hubiera terminado mis estudios universitarios en vez de haber estado promoviendo grupos de rock y gastando hasta el último centavo en conciertos y pésimos negocios. Hubiera dedicado más tiempo a mis hijos en vez de estar dedicado solo a mi carrera en los medios. Hubiera sido un mejor esposo y mejor padre de familia. Hubiera sido más selectivo en mis proyectos profesionales. Hubiera invertido mejor mis ingresos. Hubiera hecho más obras de caridad. ¡No habría fumado cigarrillo!

Los matrimonios, los hijos…

¿Cómo lo ha tratado el amor?

He recibido y dado mucho amor. He tenido una vida plena con buenas relaciones de pareja. Algunas de ellas afectadas por la dedicación obsesiva a mi carrera profesional.

De mi primer matrimonio tengo una hija maravillosa que se llama Juanita, radicada en Atlanta y muy exitosa como locutora en Estados Unidos.

De mi segundo matrimonio tengo a mi linda Catalina, una voz publicitaria muy solicitada en Colombia y parte del equipo del programa “En Blue Jeans” de Blu Radio; También a mi hijo Christian, un gran ser humano, creador de Hobbule una red social de deportes y hobbies. Vivo con mi esposa Gloria Zapata, una mujer excepcional con la que tenemos una vida plena y armónica.

El poder y los poderosos

¿Qué piensa del poder? El que haya tenido, el de los poderosos, el de los gobernantes y políticos.

Como buen iluso creo en el poder para servir no para oprimir. El poder distorsiona la realidad y pone aprueba tus valores y debilidades. Es adictivo, embriagante y peligroso por la adulación y el boato que genera. Causa todas las guerras porque siempre habrá choques de egos e intereses entre los poderosos. Tuve mucho poder cuando dirigí programas musicales. Lo deje cuando comenzó a interferir con mi estilo de vida.

Un epitafio: ¡Fue un buen viaje¡

Hablemos de la muerte. ¿Hay un más allá? ¿Cómo procesa o contempla ese momento? ¿Se le ocurre un epitafio?

La muerte es mi polo a tierra. Ha sido mi aliada en los momentos cruciales pues me recuerda que a la final no nos llevamos nada. Entre más nos aferramos a los logros materiales más nos creemos inmortales. Creo que cada día debemos prepararnos para ese momento del que no saldremos vivos (jeje). Entendí la muerte en la película Forrest Gump cuando la madre del protagonista le dice a su hijo: “Llego mi momento” y Forrest se tranquiliza y toma la transición como debe ser, algo natural.

Creo que regresamos a otra dimensión en términos de energía y que hay un equilibrio ordenador. No soy religioso, fanático o practicante. Mi espiritualidad se identifica un poco con el budismo aunque no creo en la reencarnación.

Siempre he pensado en quedar dormido para siempre con el brazo derecho sobre mi pecho y mi mano haciendo pistola, y como epitafio: ¡Fue un buen viaje!

http://www.kienyke.com/historias/armando-plata-camacho-el-que-no-se-suba-al-tren-de-las-redes-sociales-se-quedara-viajando-descalzo/

 

Por: Édgar Artunduaga

Publicado el: 2017-01-15

Comentarios