Historia detrás de las canciones,Hoy:Juan Salvador Gaviota-Juan Erasmo Mochi

Basada en la novela del escritor estadounidense Richard Bach publicada en el año 1970, cuatro años después, el vocalista español la plasma como un gran éxito musical.

Richard Bach, un autor americano nacido en Illinois el 23 de junio de 1936, amante de la aviación, fue piloto de la fuerza aérea de los Estados Unidos, escritor ampliamente conocido por su gran novela Juan Salvador Gaviota, publicada en los años 70’s. En este interesante libro, el autor nos enseña a no bajar los brazos, a luchar por nuestras convicciones y metas, a pesar de la adversidad y tener el mundo en contra, hacer algo para ayudar a la humanidad.

Este maravilloso libro está basado en una gaviota representando a la vida, la sociedad, sus reglas, y la superación personal. Estimula a no abandonar nuestros sueños, y seguir nuestras metas a pesar de los rechazos de los demás.

En esta obra abundan las metáforas, su autor en una entrevista relató que gran parte del libro era producto de visiones, los temas expuestos son familiares para él. La metáfora de la unión del cuerpo y espíritu, está representado por la gaviota y expresa esa unión en el arte de volar.

En otro comentario expresa qué, toda realidad que se experimenta es una ilusión creada por la persona que la vivencia, siendo cada uno el creador de su realidad.

Día a día aprende cada vez más, volcando a los demás esas enseñanzas, no caigas en situaciones que te “corten las alas”, sigue tu rumbo y cumple tus anhelos, no te sientas derrotado cuando todo el mundo te dé la espalda.

La libertad individual y sus limitaciones se basan en el conocimiento y control que tiene cada individuo sobre sí mismo. La creencia del bien y del mal está dada por la evolución y conocimiento que se ha logrado.

En la primera parte de esta obra, a Juan Salvador Gaviota lo único que le interesa es volar, ser libre, y practicar acrobacias, a contramano de los hábitos de la bandada y de los consejos de sus papás quienes se sentían avergonzados, en una oportunidad tomó mucha altura perdiendo el control y cayendo en picada en el agua.

Luego de recobrar el sentido, prometió seguir las costumbres de las demás gaviotas, pero no llegó a cumplir su promesa, ya que esa noche haciendo lo que ninguna gaviota había hecho, volar de noche, lo hizo hasta setecientos metros de altura.

Al regresar, la bandada lo esperaba con todo el Consejo reunido, debiéndose poner en el centro, esto significaba un gran honor o exilio. Por supuesto fue exilio, desterrándolo. No le importó mucho enfrentar la soledad, se fue a los acantilados a continuar aprendiendo.

En una oportunidad se encontró con un par de radiantes gaviotas que se le acercaron volando, una de ellas le pidió que volara para pasar a una nueva etapa, las tres continuaron hasta desaparecer en el cielo. Juan Salvador tenía como única meta, ser libre y poder volar y realizar sus acrobacias. El riesgo de morir en su intento era un riesgo que valía la pena tomar.

En la segunda parte, ya familiarizado con las otras gaviotas, llegó el momento que estas se despidieron, y continuaron camino en el cielo. Juan comenzaba a sentir el cansancio olvidando su procedencia, bajó a la playa observando que las gaviotas que se encontraban en el lugar se veían perfectas, restándoles importancia continuó aprendiendo con el instructor Rafael.

Cierto día Juan le preguntó por su procedencia, y este le contestó que lo único que le podía decir es que tenía que cruzar cien vidas, para poder aprender el sentido de la vida. En otra oportunidad se acercó a la Gaviota Mayor Chiang, preguntándole si era el verdadero cielo, esta le contestó que el cielo es perfecto, desapareciendo para presentársele a veinte metros de donde se encontraba Juan.

Esto maravilló tanto a Juan que ya no preguntó más, Juan practicó esto hasta lograrlo, pero sintió la necesidad de volver a tierra porque alguien lo necesitaba. Rafael se lo permitió, mientras bajaba Juan escucho una voz, entonces le preguntó ¿Pedro quieres aprender volar?, a lo que le contestó afirmativamente.

En la tercera parte Juan le enseña a Pedro todo su conocimiento, en especial que las gaviotas “son libres”, que deben lograr sus metas evitando limitaciones que nos quieren imponer los demás, Pedro también era un exiliado, poco a poco más gaviotas se fueron incorporando al grupo de Juan para aprender. Con el tiempo tendría a seis exiliados.

Un día reunió a su grupo diciéndoles que era momento de regresar a la Bandada, todos quedaron impresionados por el vuelo que realizaban, la gran gaviota les prohibió hablarles y mirarlos o serían exiliados. Terrence Lowell Gaviota se les aproximó queriendo volar, pero su ala no respondía, no servía y no podía volar, Juan le dijo “que creyera” y voló desde ese día Terrence se convirtió en otro exiliado.

Poco a poco más gaviotas se fueron acercando al grupo de Juan hasta que toda la bandada estuvo aprendiendo a volar libres. Un día Pedro le dijo a Juan que no podría aprender más, Juan le pidió que recordara al Pedro exiliado y solo que se había convertido en un maestro guiando a toda una Bandada, sorprendido Pedro emprendió vuelo perdiéndose en el cielo.

Luego llegó un nuevo grupo de novatos, los vio Pedro como eran realmente amando aquello que vio, su carrera hacia el aprendizaje empezó en ese momento.

Tomado de

http://bloggingnetworkonline.com/negociosur/juan-salvador-gaviota-una-ensenanza/

Letra de la canción Juan Erasmo Mochi

Juan Salvador Gaviota grabada en 1974

Esta es la historia de un hombre que sabía que todos,

todos nosotros llevamos dentro un salvador,

un hombre que bien podía llamarse

JUAN SALVADOR GAVIOTA

 

Sobre la mar en solitario y sin amigos va

va Juan Salvador se va

hacia un lugar donde

los que han sido elegidos van

van hoy nada importa la pena que

fue su condena y el verse apartado

tan abandonado le hizo distinto

le hizo mejor

 

Fue despreciado por todos

soñaba con vuelos tan altos

tan limpios tan cerca del mundo,

tan cerca de todos

tan cerca de Dios

y ante las puertas de su casa

se poso Juan Salvador Gaviota

se fue alejando del suelo

y ante las puertas del cielo

donde la vida es eterna

pidió permiso y de nuevo

voló ligero hacia tierra

y predicó el amor entre su gente

les enseño el poder que hay en la mente

y les mostró el camino de la libertad

 

ay ay Juan Salvador va va

Juan Juan Salvador Gaviota

se fue alejando del suelo

y ante las puertas del cielo

donde la vida es eterna

pidió permiso y de nuevo

voló ligero hacia tierra

y predico el amor entre su gente

les enseño el poder que hay en la mente

y les mostró el camino de la libertad

ay ay Juan Salvador

va va Juan Salvador

 

Recitado

 

y asi fue mi canción

dedicada al verdadero

Juan Salvador Gaviota

que todos llevamos dentro.

Por: Alfonso Ramírez Jaramillo

Publicado el: 2016-10-31

Comentarios