“Sería conveniente exigir la licencia de locución”: Jaime Sánchez Cristo

El experimentado hombre de radio, habla de su vida frente al microfono desde comienzos de los años 70's. Imagen bajada de internet.

Entrevista de Pantalla & Dial

Por Édgard Hozzman

A Jaime Sánchez Cristo lo conocí en Emisoras Eldorado donde cumplía todas las funciones radiales: control de sonido, productor de radio y locutor. Siempre dispuesto a investigar en todo lo que tenía que ver con la música. Eran mis años en Discos Philips, la compañía que mayor rock y pop editaba a mediados del decenio de los setenta. El diligente y novel Disjokey, a sus 15 años era el más vanguardista de los comentaristas musicales del momento.

Como productor y conductor de radio y televisión le dio personalidad a su obra, voz e imagen. Reto difícil y complejo para Jaime quien iba tres años atrás de su hermano, Julio, locutor y hombre de televisión que llegó pisando duro y con seguridad en los ochenta. Era la voz comercial más cotizada en televisión y era la gran revelación como director, conductor y productor.

Jaime, inteligentemente y silenciosamente proyectó su talento y vocación sin que el público y los medios asociaran sus logros, con el éxito de Julio.

Nació, creció y evolucionó en la radio de la mano de su padre, el patriarca de la dinastía Sánchez Cristo, Julio

Sánchez Vanegas. Sus logros en televisión no lo separaron de su vocación radial, medio en el que fue el nexo perfecto de la escuela de comentaristas musicales clásicos como Jaime Martínez Solórzano, Carlos Pinzón Moncaleano, Julio Nieto Bernal, Gonzalo Ayala y Alfonso Lizarazo.

Armando Plata Camacho, con su irreverencia y locuras de los años setenta influyó en Jaime Sánchez Cristo.

En los ochenta Jaime le dio identidad a lo que hoy es un productor y conductor de radio con la autoridad y autonomía que le da su experiencia como periodista musical versátil.

Como conductor y presentador de televisión supo capitalizar la maestría de uno de los grandes de nuestra radio y televisión, Otto Greiffestein, amigo, compañero guía de Jaime en Caracol Stereo. En el top de su paso por nuestra televisión dio un paso al costado, al considerar que había cumplido su ciclo al frente de las cámaras detrás de ellas como productor de televisión su obra ha sido galardonada y reconocida por los medios especializados y lo más importante por los raiting de sintonía, “A corazón abierto”, “El laberinto de Alicia”, “Amor sincero”, “Amas de casa desesperadas”.

–¿Cómo nacen los originales?

–Nacen de un paréntesis que hice en la radio cuando me retiré de La FM en el 2005, para explorar más el mundo, reencontrarme con mi existencia, escuchar y conocer más música. A mi regreso a Colombia me reuní con Carlos Arturo Tobón y regresé a la radio en La X con “Los Originales”, irreverentes un espacio diferente.

–¿Cuál es la diferencia periodística con Julio?

–Soy un productor de radio musical, Julio es para mí el mejor periodista de fondo que tiene Colombia, sabe y conoce de política, nacional e internacional, sus denuncias tienen eco. Mi periodismo se centra en la cotidianidad, libros, buena mesa, buenos vinos, viajes, entre otros temas livianos, a las cinco de la tarde la audiencia no aguanta un minuto más noticias. La mañana es para tumbar ministros, explorar el mundo, para hacer denuncias, para hablar de política, la tarde es para pasarla bien. “Los Originales” es un tertuliadero que se traslada tarde a tarde a las salas de los oyentes.

–¿Cuándo decidió dedicarse a la radio?

–Fue la cuna. Mi padre creó Emisoras Eldorado, en los 1130 kilo Hertz en 1970. Por aquella época yo tenía 10 años, me involucré en la Radio a los 13. En 1973 hice mi propio programa. Comencé el curso como debería ser: desde abajo, cinco años de control en turnos de noche y de día. Lo que he logrado ha sido a pulso, no comencé como director. Todo lo que soy se lo debo a mi a padre. Luego di un gran salto a Caracol Estéreo.

–¿Cuál fue su modelo radial?

–Mi modelo radial: Emisoras Eldorado. Fue una frecuencia que innovó la radio colombiana, transmitiendo música del mundo. También debo reconocer lo que hizo Álvaro Guzmán Monroy al frente de Radio Fantasía, la que fue mi inspiración de la música americana y desde luego, Caracol Estéreo donde me gradué radialmente hablando de la mano de Enrique París Sarmiento, mi jefe y de Otto Greiffestein, mi compañero de cabina.

–¿Por qué dejó la televisión?

–Por qué me aburrí. Tuve fans, logré nominaciones y éxito. Mis programas gozaron de buen rating, pero llegó el día en que me dije: no quiero continuar al frente de las cámaras, prefiero estar detrás de ellas, me molestaba que me maquillaran y no verme como soy en persona. Hay caras que la televisión consiente, la mía no la consentía para nada. Me cansé de lo que hacía, no descarto volver algún día a conducir un espacio periodístico o hacer “Los Originales” en televisión. Sería fascinante, concursos y videos.

–¿Usted fue una de las voces comerciales más cotizadas del decenio de los 80, por que no volvió a grabar?

Jaime Sanchez foto tres–Grabé muchísimos comerciales. Entre 3000 y 5000. Me contrataban mucho, pero el tema de estar dependiendo que me llamaran para repetir grabaciones, subirle o bajarle el tono, que no es la intención y lo más difícil, las agencias –en mi época– no pagaban, no sé cómo será hoy. Grababa un comercial y a los seis meses no lo habían pagado, por lo que comencé a cobrar por adelantado, esta fue mi muerte fue súbita.

–¿Cómo recuerda a Caracol Estéreo?

–Fue la experiencia más importante de mi actividad radial, después de mi formación en Emisoras Eldorado, llegar a la primera emisora en FM de Colombia era un reto, un misterio. En 1981, año en que comenzó la era de la FM en Colombia, era una osadía, gracias a la visión de Enrique París. Él me dio la oportunidad de conducir mi primer programa en FM. Fue un logro para mí, allí hablaba de música y cine, se emitía de lunes a viernes de 6 a 6.30 pm. En Caracol Estéreo me gané mi primer sueldo: $ 25.000.

–¿Por qué dejó La X?

–Cumplí un ciclo. Lo recuerdo con cariño. Trabajar con Carlos Arturo Tobón fue una buena experiencia al igual que con mi compañero de fórmula musical, Alejandro Marín y todo el elenco. “Los Originales” eran difíciles de comercializar en Todelar. RCN me hizo una buena oferta la que acepté por estabilidad, sin desconocer la importancia que le aporto La X a “Los Originales” y nosotros a La X eso ellos lo saben.

–¿De la gran cantidad de programas que ha realizado en radio, cuál es el que más satisfacciones le ha reportado?

–“Los originales” es un aporte muy importante para mí es una perfección de lo que hice con “Buscando la noche” el que era un poco, más acartonado. Me relajé y me dediqué a hablar de tú a tú con mi audiencia para cambiar esa percepción que tenían de petulante y antipático. Con “Los Originales” le llegó más a la gente.

En términos musicales lo más importante que he hecho, los programas individuales que he realizado, “El café del jazz”, “Las canciones que a mí más me gustan” programa que hago como homenaje a Otto Greiffestein con el permiso de su familia y otros programas que ahora no recuerdo.

–¿Quién ha hecho mejor televisión, las programadoras o los canales privados?

–Los canales privados pueden hacer mejor televisión porque manejan el arrastre. Tienen la televisión desde las seis de la mañana hasta las 12 de la noche o hasta las 3 de la mañana. Antes era un circo, programadoras como JES tenía un programa a las 8 de la noche, pero no se sabía que le iban a poner antes y si este era malo no tenía arrastre de sintonía, pero si me preguntas en qué momento la pasamos mejor, más rico fue en la época de las programadoras, éramos 15, 20. Éramos buenos colegas, nos encantaba la fiesta, nos encantaba vivir, nos encantaba disfrutar, porque sabíamos que cada cuatro años o cada dos años nos tocaba una lotería. Los viajes a las ferias de la televisión fueron inolvidables, rogábamos para que nos vendieran material, hoy en día los que le ruegan a los canales privados para que les compren sus productos son ellos. Eran años en que no había tanto medio electrónico, tanto internet, tantas plataformas, tanta competencia, tanto cable era una época de televisión abierta no

existía nada más. Hoy en día la competencia es muy grande, a los canales privados les va mejor por que manejan todo una frecuencia, saben los biorritmos de los picos de la televisión.

–¿Cuál ha sido la gran producción suya en Televisión?

Jaime Sanchez foto cuatro–Muchas la de mayor rating “A corazón abierto”, mi mayor satisfacción, “El laberinto de Alicia” por el tema la pedofilia llevada a la televisión, mi mayor reto, la vida de Marbel, por que logré que Marbel protagonizara su propia vida en “Amor sincero”. Fue muy difícil traer los formatos gringos a Colombia por primera vez para producir “Amas de casa desesperadas”.

Vista Producciones ha dado los primeros pasos como pioneros de la innovación. Debes tener en cuenta lo que es un producto para algunos rating, para otra satisfacción, ya te hablé de rating y satisfacción.

–¿Qué fue “Emisoras Eldorado” para usted?

–Mi comienzo, mi padre, la oportunidad de hacer radio, entender que tenía buena voz , saber lo que es un disco, que podía viajar, entender que es mi comienzo y proyección en la radio.

–¿Cuál es su playlist, cinco temas?

–Cinco temas de playlist… Imposible contestar esa pregunta, imposible mi playlist son mil temas, mil canciones.

–¿Cuál es la más bella de las Mis Universos que conoció?

–Las Miss universo más bella que conocí fue la única que conocí Miss Namibia Michelle McLean, Miss Universo 1992. Fue quien le ganó a Paola Turbay a quien doblaba en estatura. Coincidimos en un vuelo, era muy linda.

Carolina Gómez quien nos representó en Filipinas donde fue virreina, ella se merecía la corona de Miss Universo por su belleza.

–¿A cuántos eventos de belleza asistió?

–Asistí a unos quince eventos de Miss universos, no conocí personalmente a las reinas yo estaba en las cabinas las veía de lejos. También acudí a unos cinco o seis concursos de Miss Colombia.

–¿Tiene futuro la televisión colombiana?

–Como está ahora tiene un corto futuro, por el tema de las plataformas de internet. El cable no creció más, se estancó. La televisión abierta trata de mantener y cautivar su audiencia, con el agravante que hoy el televidente tiene una buena cantidad de opciones para ver los programas que quiere ver a la hora que los desea ver, sin estar supeditados a ninguna programación, este un gran problema para la televisión privada. La llegada de un tercer canal sería funesta para la televisión porque el mercado no es suficiente para los dos canales. Como están las cosas, creo que

aguantamos –hablo de televisión privada– unos años más, pero hay que reconsiderar y reevaluar el modelo de la televisión en Colombia.

–¿Que admira de su padre?

–Todo. Es mi rey es mi faro es mi norte a él le debo todo, por él entré por primera vez a un estudio de televisión a los siete años a ayudarle a mover el tablero de Concéntrese.

–¿Qué representa ser hermano de Julio Sánchez?

–Lo mismo que representa ser hermano de Alberto Sánchez y Gerardo Sánchez, los quiero por igual.

–¿Cuál fue su modelo como Disjokey?

–Varios modelos Otto Greiffestein no era Disjokey pero presentaba muy bien la música, mi hermano Julio en su momento, él era mayor estoy hablando cuando él tenía 16 y yo 13 no era mucha la diferencia, Armando Plata Camacho fue un modelo de la radio totalmente irreverente, después ya no tuve más modelos hice mi propio modelo y escuela.

–¿Cómo recuerda a Otto Greiffestein?

–Tuvo una gran influencia en mí, la radio que el hizo tenía su sello. A él era la única persona que le prestaba mis discos mis vinilos, compartíamos el mismo grabador en Caracol Estéreo, Ernesto Díaz. Fuimos muy amigos, compadres nos la llevábamos muy bien, todo lo compartíamos, fue un gran maestro de él aprendí

mucho en la radio, presentar programas serios y conducir programas culturales.

–¿Cuándo se dio cuenta del talento y vocación de comunicador de su hijo Emilio?

–A los dos años cuando escucho un tema de Sergio Méndez complicadísimo en samba bosa “Samba touro” y sin ningún problema la comenzó a tararear, ese día me di cuenta de su musicalidad y talento. A los nueve años hizo su primer programa de radio, tiene un talento absurdo, una memoria visual y auditiva sorprendente, virtudes que lo han proyectado como Disjokey hoy me colabora en “Los Originales”.

–¿Con qué concepto folclórico colombiano se identifica?

–La cumbia. De los conceptos de nuestro folclore es un género sencillamente espectacular, mejor dicho me identifico con los ritmos del litoral Atlántico la percusión del mapalé y todos los ritmos caribeños que dan identidad a nuestra idiosincrasia, incluyendo por su puesto la salsa que está muy bien lograda.

–¿No ha pensado en conducir un informativo como el de La W?

–Algún día aspiro a conducir un informativo como el de La W. Por el momento estoy tranquilo como estoy, debo seguir madurando, los periodistas deben crecer deben tener más años para asumir retos de temas o trabajos informativos como el de mi hermano Julio en La W.

–¿La payola acabó con la industria discográfica y los grandes artistas?

–Pues claro que acabó con la industria. Todo el mundo se movía con payola, yo por fortuna trabajaba en la Emisora de mi padre y no tenía necesidad de eso. En Caracol Estéreo, ni en ningún otro medio, jamás hubiera aceptado la un soborno. La payola no era únicamente dinero, eran viajes, eran conciertos, eran boletas, eran restaurantes, algunos llaman a eso gastos de representación social. El dar dinero por difusión es terrible, pero dejarse invitar a un concierto o aceptar boletas también lo es. La pregunta es si se acabó la industria discográfica. Si la acabó. La desgracia del internet ya nadie tiene discos se acabaron los discos solo quedan Tokio como una cultura, en New York hay un solo almacén y pronto van a cerrar todos los almacenes de discos en el mundo. Es una gran tristeza como van desapareciendo los periódicos, las revistas y tristemente los libros y ahí nos tocará pegarnos un tiro.

–¿Un error en su existencia?

–Algunos errores han sido éxitos, es imposible un solo error, son miles de errores en mi existencia.

–¿Cómo se informa a quien escucha a quien lee?

–A quienes informar con la verdad o escrita o hablada o en el cine, lo peor es decirle mentiras a la gente que lo sigue a uno y si uno se equivoca tiene que aceptar y corregir.

–¿Qué mujer le cambio el rumbo a su historia?

–Hay tres mujeres que me han cambiado el rumbo de mi historia, mi primera esposa, mi segunda esposa y gracias a Dios mi novia con quien tengo planes absolutamente maravillosos. Se llama Katy.

–¿Recuerda el número de su licencia de locución?

–No recuerdo el número de mi licencia pero era obligatorio para identificarse en Televisión, radio y agencias de publicidad.

–¿Se debe volver a exigir este documento a los locutores en pro de una mayor excelencia y respeto con la audiencia?

–Por su puesto que se debe volver a exigir este documento. Hoy se escuchan una buena cantidad de empíricos talentosos con buenas voces y también un alto porcentaje de “locutores” muy malos, por lo que se debe exigir control de calidad.

–¿Cuál fue su primer ídolo?

–Mi primer ídolo fue mi padre, mi primer ídolo y norte como comunicador no habrá ninguno más.

–¿Escucha reggaetón?

–Reggaetón no escucho por nada del mundo, detesto la nueva música desde hace diez años pienso que el mundo musicalmente hablando se acabó, desgraciadamente mi novia lo escucha todo el día y tengo que oírlo un poco.

–¿Cómo define la diferencia entre la radio y la televisión?

–La diferencia entre la radio y la televisión en Colombia la marca. La radio es un medio muy importante, la televisión por su puesto porque es audiovisual, pero la radio nos acompaña a cualquier hora del día o de la noche y en Bogotá, por la desgracia de la mala planificación distrital, es una compañía obligatoria por que una persona pasa tres horas como mínimo en un carro al día y ni pensar en la personas que viven a 10 kilómetros de su casa.

–¿No le gustaría incursionar en el mundo de la actuación al igual que su padre?

–Jamás me gustaría incursionar en el mundo de la actuación a menos que yo fuera yo mismo por eso insisto que yo podría ser un top show de mi programa de radio, pero actuar, ser otro, no.

–¿Continúa buscando la noche?

–Todas las noches busco la noche y me acuesto tarde soy noctámbulo. A la una dos de la mañana me acuesto.

–¿Qué es vista producciones?

–Vista producciones es la empresa que fundé en 1997, trabajo únicamente con RCN, hemos hecho un buen catálogo, me parece un poco prepotente hablar de esto

por lo que los invito a la página de VISTA www.vista.com.co

Edard H Hozzman

@elextramedios   www.facebook.com/elextramedios   #VidaNaranja

Por: El Extramedios.com

Publicado el: 2016-03-30

Comentarios